Cinco diferencias entre Cosmética Industrial y Natural

Cinco diferencias entre Cosmética Industrial y Natural

Cinco diferencias entre Cosmética Industrial y Natural

La cosmética son todos aquellos esfuerzos que hacemos por cuidar nuestra piel, apariencia e higiene, pero ¿somos realmente conscientes de TODO lo que nos aplicamos diariamente?

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y por naturaleza es semipermeable, es decir, hay cosas que la piel absorbe y otras que repele, así que habría que preguntarnos, qué cosas quisiéramos que ingresen a nuestro organismo por este órgano.

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA INDUSTRIAL Y NATURAL 

1. La diferencia fundamental son los ingredientes.

La industria cosmética convencional utiliza gran cantidad de derivados petroquímicos y lo más GRAVE, pocos de ellos son realmente investigados para confirmar que sean seguros y no sean causantes de enfermedades como cáncer o disruptores endocrinos.

La industria (no sólo en la cosmética sino en los alimentos) ha usado la excusa desde que se comenzó a hablar de la toxicidad de sus elementos, de que las cantidades de dichos componentes TÓXICOS son tan mínimas que no causan daño, pero.. ¿Consideran que diariamente usamos muchos productos cosméticos combinados?

A diferencia de esto, la cosmética natural utiliza ingredientes que no tienen componentes tóxicos y que son muy cercanos a nuestro consumo como arcillas, bicarbonato, extractos de plantas, aceites esenciales entre muchos otros para elaborar todo tipo de productos: champú, jabón, desodorantes y hasta bronceadores naturales, si señores y señoras, CASI TODO lo que usas a diario puedes encontrar una alternativa más natural y saludable para ti y para el planeta.

2. Fabricación artesanal y fabricación en masa

    La fabricación de la cosmética natural es artesanal, es decir, se hace a pequeña escala y no en grandes cadenas de montaje, si bien esto puede representar una desventaja en costos de producción, la verdad es que la duración y los beneficios del producto lo compensan, pues al hacer un uso adecuado de cada producto alargamos de forma considerable su duración, además la fabricación artesanal permite una amplia variedad de opciones, ya que al igual que los alimentos ultraprocesados industrialmente, si vamos a la esencia los componentes de la cosmética industrial no varían mucho entre un producto u otro, ejemplo la mayoría de productos de aseo contienen parabenos, usados como conservantes en casi todo, pero que se ha comprobado que pueden tener efectos tóxicos, así que ¿realmente tenemos tantas “OPCIONES” para elegir como en apariencia muestra un supermercado?


    3. Quién produce lo que usamos

      La cosmética convencional en su gran mayoría están fabricada por grandes multinacionales como P&G, empresas que además producen gran cantidad de productos bajo otras marcas comerciales, en cambio la cosmética natural está fabricada por pequeñas y medianas empresas, al cambiarte a marcas naturales o ecológicas estás contribuyendo a la economía local y el bienestar social, puesto que fortalecer las economías locales hace que haya más prosperidad, más flujo de capital entre pequeños empresarios y personas natural y menos dependencia de importaciones ¿notaron todo el caos que hay por la crisis de los contenedores?

      4. NO TESTEO EN ANIMALES

      Si bien es cierto que tras la presión mediática algunas marcas reconocidas de cosmética industrial han desistido del testeo en animales, la realidad es MUCHAS aún lo siguen haciendo y lo hacen bajo la excusa de probar “la seguridad de los productos”, problema que no tiene la cosmética natural, ya que los ingredientes que utilizan son perfectamente compatibles con el ph de la piel y seguros para el uso. ¡OJO! no quiere decir que no debemos informarnos antes de usarlos, porque por ejemplo los aceites esenciales puros o en una primera dilución no deben usarse en niños ni mujeres en embarazo, ya que aunque son naturales, la concentración de componentes activos es muy alta y pueden tener contraindicaciones, es cómo si te comieras 6 kilos de romero, por más natural y orgánico, puede ser perjudicial.

      5. Una relación más sana con el ecosistema

        El problema con los productos químicos de la industria cosmética no acaba en nuestro organismo, diariamente expulsamos gran cantidad de ellos a las fuentes hídricas y si a esto sumamos los productos de aseo como jabones, detergentes, limpiapisos etc y el BAÑO de agua, el resultado es el que ya conocemos, río y quebradas inertes y contaminadas, además cuando vamos al río o a la playa y aplicamos bronceadores y protector solar industrial afectamos la flora y fauna acuática, derivado de nuestro primer punto: INGREDIENTES TÓXICOS, la cosmética natural además de ser cuidadosa con tu piel y organismo, cuenta con ingredientes BIODEGRADABLES. 

        ¿Quieres conocer más de cómo tener una vida más sustentable?

        Síguenos en Instagram:

        www.instagram.com/montekistan